Y tú, ¿con qué untas el pan?

con-que-untas-el-pan

Artículo publicado en SOY COMO COMO/ ETS EL QUE MENGES.

El desayuno típico europeo consta de pan blanco tostado con mantequilla y mermelada, zumo de naranja (natural o envasado) y café (con azúcar) con leche y a veces bollería. ¡Error!

  • No podemos tener un conjunto de alimentos con más azúcar (mermelada, zumo, café).
  • Contienen mucha grasa saturada (mantequilla, leche entera del bar).
  • Nos aportan muy pocas vitaminas (ni al pan, a la mermelada o al zumo les quedan casi vitaminas).
  • Es energía que nos durará muy poco, y al cabo de dos horas tendremos muchísimo hambre.

Esto no quiere decir que no podamos desayunar así (es mucho peor no hacerlo o tomar bollería y un café), pero tenemos desayunos mucho más sanos que como mínimo contienen una fruta entera, cereal integral (cocido, en forma de pan, hinchado, tostado…), un poco de proteína o grasa saludable.

¿Qué opciones tenemos para untar el pan o las tostadas? ¿La mermelada y la mantequilla son buenas opciones?

La mermelada

La tradición a la hora de elaborar mermelada es hacer mitad de fruta y mitad de azúcar. Aun así hoy en día tenemos muy buenas marcas de mermeladas que no llevan azúcar* y que son la alternativa perfecta: de fresa, naranja amarga (muy terapéutica), manzana, higo, cereza, limón, melocotón, albaricoque, tomate, pimiento…

¿Qué pasa con el azúcar (blanco, refinado, de caña o integral)? Inhibe la absorción de minerales, es muy calórico, aumenta drásticamente los niveles de glucosa en sangre y es adictivo.

Así pues, tenemos que escoger siempre mermeladas ecológicas (sin pesticidas), sin endulzar, con estevia, con agar-agar o con concentrado de manzana (las encontraréis en Obbio). También hay algunas con jarabe de agave y que son menos nocivas que las que llevan azúcar, pero aún así se tienen que tomar esporádicamente.

¿Qué tiene de bueno la mermelada?

  • Contiene una pequeña proporción de vitaminas, y bastantes minerales y fibra.
  • A pesar de su aparente densidad calórica, como tomamos poca, no engorda.
  • Nos da energía, fantástico para los niños y deportistas.
  • Nos aporta glucosa, nutriente esencial para el cerebro.
  • No contiene grasa.
  • Tiene un sabor exquisito.
  • Se digiere mejor que la fruta entera.

La mantequilla

A pesar de ser una gran fuente de grasa saturada animal, es muy rica en vitamina A (necesaria para la vista y la piel), y vitamina D (clave para absorber el calcio), así como ciertos minerales. Si tenemos exceso de peso, colesterol, arteriosclerosis o hipertensión es mejor dejarla de lado.

La margarina

En general, la margarina no suele contener colesterol pero sí grasas trans, que proceden de fuentes vegetales pero han sido modificadas a altas temperaturas; metabólicamente son peores.

La tahina

Esta pasta de semillas de sésamo es muy rica en minerales, y sobre todo es muy interesante porque aporta calcio y magnesio, antioxidantes y grasas insaturadas.

El hummus

Es el puré sólido de garbanzos con sésamo; es, por lo tanto, una buena fuente de proteína completa, vitaminas del grupo B (tan importantes para regular el sistema nervioso y muscular), minerales como el calcio, el potasio o el magnesio, e hidratos de carbono complejos que nos saciarán y ayudarán a tener los niveles de glucosa en sangre equilibrados. Además, el ajo y el limón son un equipo clave contra los virus y las bacterias.

El paté vegetal

De tofu, miso, berenjena, pimiento, setas (shiitake)… podemos encontrar de muchísimos sabores. Son una buena fuente de vitaminas y minerales con muy pocas calorías.

El queso para untar

Rico en calcio y vitamina D. El problema más grande que tiene es la grasa saturada que aporta. Hay versiones light que, a pesar de tener menos grasa, tienen más calorías que las normales; por lo tanto, hay que ir con cuidado. En Obbio encontraremos de soja o de arroz, que no tienen estos problemas.

La miel

Una miel de muy buena calidad, mezclada puntualmente con unos frutos secos, semillas, queso o incluso tahina sobre el pan, es toda una delicatesen que nos podemos permitir un fin de semana que vayamos a hacer una buena caminata, por ejemplo.

Cremas de frutos secos o semillas: cacahuetes, avellanas, almendras, anacardos, semillas de girasol, nueces, etc.

¿Son una buena alternativa si no nos gustan los frutos secos solos? ¿Qué diferencia hay entre tomar el fruto seco y la crema? Aparte del agua que contienen para crear la textura, suelen contener sal, menos vitaminas y minerales, y las marcas que podemos encontrar en los supermercados convencionales llevan conservantes y aceites vegetales como el de palma, que es el más cultivado del mundo para hacer muchos productos de la industria alimentaria y cosmética. Además, nutricionalmente tiene muchas grasas saturadas y su cultivo contribuye a desforestar del sudeste asiático.

Una buena solución son las cremas ecológicas como las de la marca Monki, que sólo contienen el fruto seco o la semilla con agua (y, como mucho, en algunos casos, sal); la de almendras, por ejemplo, es de cultivo español.

En general, pues, este tipo de cremas son una fuente de proteína, vitaminas y minerales; son buenísimas pero sobre todo aportan energía. Son muy ricas en grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, que, a pesar de que son mejores que las saturadas (contienen omega-3 y omega 6), hay que controlar.

Share this post

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies