Tendencias en nutrición – Entrevista en SModa / El País

tendencias-en-nutricion-entrevista-en-smoda-el-pais

Entrevista publicada en SModa / El País

En inglés ya se habla de “clean eating”, en español qué terminología se está usando? Cuándo aterriza en España la tendencia? Dónde se origina?

Es un concepto que se empieza a utilizar, junto a su traducción “alimentación limpia”, en España en los últimos tres años con la apertura de varios restaurantes o locales con bebidas y comida ecológica y/o que sigue una filosofía saludable apostando por consumir más vegetales y menos tóxicos para nuestro organismo, reduciendo cereales refinados (los convencionales), las comidas procesadas, altos niveles de azúcares o grasas de mala calidad, y alimentos ricos en conservantes u otros ingredientes “artificiales”, llegando a una coherencia entre salud y respeto hacia el entorno. Con la alimentación limpia se acompañan conceptos como las dietas depurativas o detox (en las que se está unos días a base de vegetales para ayudar a nuestro organismo a descansar y limpiar completamente exceso de toxinas, grasas, hormonas y otros residuos), los zumos verdes, los bowls (los nuevos porridge de desayuno con superfoods) y la corriente flexitariana (la dieta mediterránea de toda la vida pero con cereales integrales, menos grasas saturadas y azúcares, y menos carne y embutidos).

Tienes cada vez más clientes que ya conocen la tendencia? Cuál es su perfil (mujer, hombre, edad, profesión…).

La mayoría de mis pacientes que conocen la tendencia son también seguidores míos en redes sociales, mayoritariamente mujeres de 25 a 45 años, con una vida bastante activa, que consume algún tipo de alimento ecológico de forma regular, que se informa a través de libros, artículos, conferencias y/o talleres sobre estos temas, que aplica lo que aprende y cada vez quiere aprender más, y que también conoce y sigue a otros profesionales conocidos del sector como Carla Zaplana, Núria Roura, o Xevi Verdaguer…

Con este boom por el bienestar, hay mucha gente que se quita un alimento (como la leche, por ejemplo, o el gluten) porque cree que son intolerantes o porque está de moda y dejan de comer cosas con muchos nutrientes y luego enferman porque nadie les hace una buena dieta para su supuesto problema. Estás de acuerdo?

El tema de la leche es normal, porque con la edad perdemos capacidad de producir lactasa, la enzima que digiere la lactosa, y por eso cada vez hay más personas que ven que no les sienta bien la leche convencional y optan por “sustituirla” por una vegetal o una sin lactosa. En el caso de sustituirla por una vegetal deberemos optar por alternativas como por ejemplo las leches vegetales con calcio añadido (procedente de algún alga), o las almendras, el sésamo molido o el brócoli. El problema del calcio sin embargo, no radica tanto en su aporte total sino en cómo lo digerimos y absorbemos, en si sintetizamos suficiente vitamina D (nota: cada vez hay más personas con problemas digestivos y déficit de vitamina D, un gran problema porque es una vitamina imprescindible para las hormonas y el sistema inmunitario) y en qué alimentos pueden hacer perder el calcio o “desmineralizarnos”: exceso de sal, azúcar y proteínas en la dieta.

¿Qué sucede con el gluten? ¿Es el gluten el nuevo demonio alimentario?

Tampoco le echemos las culpas todo. Sí que es verdad que cada vez hay más investigaciones que relacionan el consumo del gluten con la inflamación y permeabilidad intestinal, pero también coexisten muchos otros factores. Cuando tenemos delante un caso con un cuadro digestivo complicado, el gluten se puede volver un alimento a reducir temporalmente, pero no hay que radicalizar. Y menos en personas completamente sanas. ¿Qué puede suceder si no comemos gluten? Que deberemos consumir cereales sin gluten (arroz integral, maíz o polenta, quinoa, mijo, trigo sarraceno…), pero los cereales con gluten no aportan unos nutrientes únicos que no contengan éstos.
El problema que hemos tenido siempre con todo lo relacionado con la alimentación es que “todo el mundo” sabe mucho sobre el tema, y todo el mundo opina. Afortunada y desgraciadamente a la vez, el bocaoreja funciona muchísimo en este país, y muchas veces no hace falta tener una buena formación, experiencia o aptitudes, simplemente con que tengas una buena recomendación de una vecina o una compañera de trabajo, ya consigues clientes que sigan cualquier dieta que les preescribas. Y ese es un gran problema. Lo que está claro es que la sociedad debe ser poco a poco más consciente del papel de los dietistas y nutricionistas titulados oficialmente como las personas con más conocimientos en cuánto a lo que debemos comer o no. Y si realizamos cualquier tipo de cambio en nuestra dieta, debemos siempre acudir a ellos. Muchas veces me vienen pacientes que se han quitado el gluten o los lácteos porque un amigo lo ha hecho y se lo ha recomendado y no tienen ningún argumento sensato por ello. Hagamos las cosas por nosotros, porque lo necesitamos, y porque sabemos lo que estamos haciendo, no porque lo hayamos leído o visto en x o y.

El trigo se ha transformado en el nuevo gluten. Me explico, después de documentales como whats with wheat y charlas sobre este cereal que demuestran que ya no es la planta que era en la era egipcia (ahora tiene 48 cromosomas) se ha demonizado este cereal. Estás de acuerdo?

Totalmente, es un cereal que no tiene nada que ver con el cereal al que estamos acostumbrados, y está generando muchas problemáticas digestivas, que empiezan con alguna que otra digestión pesada, y pueden acabar distensión abcominal (inflamación de la barriga), gases, irritación y dolor intestinal, malabsorción mineral, déficits, y un sinfín de consecuencias. Sin duda, la indústria alimentaria está creando alimentos cada vez menos “alimentos”, cada vez más transformados y menos naturales, que generan más trabajo a nuestro organismo. No es de estrañar que cada vez haya más problemas digestivos, candidiasis crónicas (estoy preparando mi primer ebook sobre el tema) y problemas hormonales en las consultas de médicos y nutricionistas. El estrés es un factor clave, pero sin duda, este tipo de alimentación “inconsciente” también lo es. Que la alimentación consciente, healthy, eco, o limpia sea una radicalización, puede que lo sea. Pero la indústria muchas veces miente, enmascara y da lecciones poco sensatas en los medios, y cada vez empuja más a buscar alternativas “conscientes”.

El problema es que sin trigo, todos los panes saben raro… No son mulliditos, les falta algo… por qué?

Cada vez nos estamos acostumbrando más a un pan muy crujiente y blanco, un pan que de pan tiene poco. El pan de verdad tiene harina integral (es decir, completa, que el cereal conserve su cáscara, su fibra y la mayor parte de nutrientes), levadura, sal y agua. Nada más. Y sabe diferente al que encontramos en tiendas estilo 24h o muchos supermercados. Pero más allá de panes hechos con harinas más tradicionales y digestivas como la espelta o el kamut, lo que cuesta de fabricar y encontrar es el pan sin gluten. El gluten es el componente básico para que el pan suba (el gluten es una proteína que hace que la masa sea elástica y pueda atrapar en la miga las burbujas de gas que produce la levadura al fermentar) por lo que los panaderos y productores de pan han tenido y siguen teniendo una gran dificultad a la hora de crear panes completamente vacíos de gluten, y a la vez que no se convierta en un alimento demasiado “procesado o transformado” con mil ingredientes artificiales para dar sabor, textura y consistencia. Muchas veces se utiliza huevo, otras leche, azúcar o melazas.

Luego, está el problema de los precios… por qué es todo lo sin tan caro (tipo sin gluten)? Se está aprovechando la industria sin? Hay alternativas baratas?

Porque no todas las marcas tienen esas opciones (aunque cada vez hay más) porque el mercado es más pequeño y se aprovechan, obviamente. Hace falta un poco más de tiempo para que alimentos tan importantes como esos (es decir, para personas que sufren una enfermedad) tengan precios de alimentos de primera necesidad, y no a precio gourmet. Pero ya sabemos que eso es algo difícil, ya hace muchos años que se pide que bajen los precios de compresas y tampones y aún siguen costando una barbaridad. La mejor opción es elaborar este tipo de pan en casa, tanto a nivel económico como saludable, porque controlamos los ingredientes que utilizamos.

Lo sin gluten suele llevar muchos azúcares malo, verdadero o falso?

Correcto, por lo que comentaba antes, porque en este tipo de panes el sabor es diferente y cuesta de que guste, y el azúcar lo arregla todo. Además, porque culinariamente hace que las levaduras se pongan en marcha, y encima consigue que la corteza tenga un bonito color dorado. Pero repito, no debería ser imprescindible.

Ahora todos somos foodies, cocinitas, usamos licuadoras, robots de cocina y colgamos fotos en instagram de platos. ¿Qué opinas?

Es normal, todos queremos seguir algún tipo de moda, y esta moda la siguen muchos famosos y podemos mostrar lo healthies que somos via redes sociales (lo digo en tono irónico pero yo también me meto en el saco). Todos los famosos tienen algún gadget de cocina y, cocinar recetas healthy forma parte de la corriente/moda/nueva visión de estilo de vida. Estos gadgets nos ayudan y facilitan a realizar estas recetas porque, no todos sabemos cocinar bien. Y es normal que la indústria aproveche el tirón. Además, también hay más gente que necesita llevarse el tupper al trabajo o a clase, y necesitan salir de las tipicas ensaladas o macarrones, aguantar todo el día y además que sea saludable.
Luego veo preocupante esta tendencia, no sé qué opinas: Todos quieren ser su propio coach: La moda de los coaches no creo que sea tan mala (aquí también me meto en el saco, al ser “coach nutricional”). Pero puede desvirtuar en cierta medida a los profesionales como psicólogos, entrenadores o asesores de toda la vida que ya ejercían este papel antes, y que seguramente tendrán muchísima mejor formación y más experiencia. Ahora hay un coach para todo: coach nutricional, empresarial, de salud… nuevos oficios para nuevas necesidades. El dietista quizá necesita reconvertirse y buscar nuevas herramientas para ayudar a pacientes con problemas de estrés o ansiedad. El autónomo quizá necesita alguien que le ordene prioridades y ayude a seguir su camino de forma equilibrada y con éxito. El médico o especialista de salud quizá necesita saber cómo comunicarse mejor con sus pacientes y cómo aplicar otras terapias para conseguir mejores resultados y prevenir problemas en el futuro, reduciendo el exceso de medicación que existe.

¿Qué opinas de los deportes nuevos en gimnasios?:

¿Qué problema tiene socializarnos probando cosas nuevas? Yo soy muy fan del body pump, el body combat y el TRX. Me ayuda a producir más endorfinas, a sentirme y estar más fuerte, a mejorar mi salud, a potenciar mis defensas… ¿Que en algunos locales falta un poco de oxigenación y espacio? Si, correcto. Pero con el estilo de vida que llevamos, es una manera muy cómoda de organizarte, romper la rutina, practicar deporte, ver gente y no perder tiempo desplazándote porque cada vez hay más gimnasios con este tipo de clases.

¿Qué opinas de la gente que entrena en su casa con tutoriales online?

También yo soy fan de una página web en la que te suscribes y tienes clases de yoga y pilates para realizar dónde y cuándo tu quieras. Son soluciones muy eficaces y muy bien hechas para personas que viajan, que tienen poco tiempo, o que tienen pocos recursos. Pero es muy peligroso si se padece algún problema óseoarticular o muscular, o no se tiene una base de conocimientos en funcionalidad del cuerpo humano porque puede generar lesiones.

¿Qué opinas de los test de intolerancias de +de 50 alimentos?

Sinceramente mi opinión es que este tipo de test de intolerancias no son muy fiables ni realistas y confunden aún más al paciente. Lo que deben hacer es ir a un dietista o nutricionista o médico con experiencia en problemas digestivos y a partir de ahí, ese profesional les recomendará qué prueba sería más idónea realizar en su caso. Es totalmente cierto que este tipo de tests no analizan los principales alimentos de alergia o intolerancia como gluten, lactosa, proteínas de la leche, fructosa y sorbitol, frutos secos, huevo, marisco… sino todos los alimentos, y muchas veces te sacan una lista muy larga de alimentos a “evitar” sin explicarte cómo compensar los nutrientes de estos alimentos que dejas de tomar.

He visto que tú misma no te declaras extremista, que te has formado en la paleo, el vegetarianismo y otras corrientes pero que no las sigues. ¿Por qué?

Siempre he visto necesario la formación y experiencia junto a profesionales de diferentes tipos de corrientes para poder coger lo mejor de cada uno y aplicarlo según lo que el paciente necesite. Personalmente adoro la gastronomía, y me gusta comer de todo, sinceramente. Soy consciente perfectamente de lo que me va mejor y peor, e intento seguir un estilo de vida lo más saludable posible siempre que puedo, pero también tengo mucha vida social; no vivo en una burbuja, y me sociabilizo mucho con familia y amigos, que aunque siempre pongo mi granito de arena dando alguna que otra información nutricional o sugeriendo ir a algún restaurante/local más healthy, las personas más cercanas a ti son las más difíciles de concienciar, y no siempre estoy con el “chip” puesto de ser super healthy, de vez en cuando nos merecemos transgredir un poco las reglas.

Sobre ti: se ha convertido Instagram en una buena plataforma para ti?

Instagram es una de las redes sociales con más potencia actualmente, pero crecer en ella no es fácil. Venden las imágenes muy bien realizadas, con un aire como “de postureo”, como queriendo demostrar que eres alguien constantemente, y ese juego no me acaba de convencer demasiado. Necesita un buen trabajo detrás con hashtags y comunicación con otros usuarios. Personalmente es la red social que menos dedicada tengo, por ello es la que también menos seguidores tengo. Es demasiado trabajo para mí, y de momento no tengo a nadie que me ayude con nada de mi trabajo. Instagram te puede dar un nombre, una imagen pero necesitas mucha dedicación, y la conversión a clientes finales no es tan elevada a no ser que realmente tengas muchísimos seguidores y tu imagen esté bien marcada. Me funciona mejor Facebook, dónde puedes compartir mejor enlaces hacia trabajos propios como artículos, entrevistas, videos, consulta online…

Share this post

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies