Intolerancia al sorbitol

Intolerancia-al-sorbitol

Artículo publicado en SOY COMO COMO/ ETS EL QUE MENGES.

Si últimamente tenéis dolores de tripa, heces muy pastosas –casi diarreicas– y muchos gases, podría ser que tuvierais intolerancia al sorbitol. Hay personas con esta intolerancia, por otro lado, que pueden tener jaquecas. Es tan amplio el abanico de síntomas y tan similares a cualquier otro tipo de intolerancia o problemática digestiva, que es la intolerancia más desconocida, aunque puede superar a la conocida intolerancia a la lactosa.

¿Qué es?

El sorbitol no es lo mismo que la fructosa. La fructosa se encuentra en todas las frutas y también en algunas verduras, mientras que el sorbitol es un tipo de alcohol que podemos encontrar de forma natural en estas frutas:

  • peras
  • manzanas
  • ciruelas
  • membrillo
  • melocotón
  • albaricoque
  • dátiles
  • uva
  • pasas
  • fresas
  • frambuesas
  • arándanos
  • grosella
  • mermeladas
  • zumos

La industria alimentaria, sin embargo, lo utiliza como aditivo para endulzar, espesar o humedecer alimentos preparados y bebidas.

En muchos casos, lo encontraremos en las etiquetas como E-420:

  • productos light
  • chicles
  • congelados
  • mermeladas
  • alimentos de panadería o pastelería
  • platos preparados
  • dentífricos
  • jarabes
  • croissants y bollería

Causas

  1. Déficit de una enzima digestiva (GLUT5). En este caso hay un componente genético fuerte y es menos reversible.
  2. Permeabilidad intestinal (causada por un exceso de medicación o laxantes, mala alimentación, estrés, componiendo nervioso, colitis, Crohn, colon irritable, cáncer). Muchas veces esta intolerancia viene acompañada de otras intolerancias. En tal caso, pues, hay que empezar por ir a un dietista-nutricionista para compensar los nutrientes que aportan los alimentos que no podemos tomar con otros. A menudo también hay que recorrer a un coach, porque no poder comer ciertos alimentos afecta emocionalmente a la persona, que a menudo tampoco logra perder peso por su descontrol alimentario.

Otra posible causa es el estado de la mucosa intestinal en el momento de nacer o por una mala introducción alimentaria de pequeños.

Diagnóstico: cómo puedo saber si tengo intolerancia al sorbitol

Lo mejor que se puede hacer en caso de sintomatología es ir al médico de cabecera y pedir las pruebas que hagan falta: la más sencilla para diagnosticar el sorbitol es el test de hidrógeno expirado. El grado de intolerancia diagnosticado determina en qué medida podemos tomar, o no, ciertos alimentos. Además, si se detecta una intolerancia al sorbitol, hay que vigilar todos los productos de higiene y de belleza, incluidas las cremas de farmacia.

¿De dónde podemos obtener los nutrientes que aportan las frutas si se deben descartar de la dieta? Agua, fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes… ¿Y qué podemos comer para sustituirla? Pues, miniraciones de verdura, ya sea cruda o cocida (una zanahoria, un tomate, un zumo de hojas verdes, un vaso de crema de calabaza, chips de kale o remolacha, etc.).

Apoyo natural: suplementación

En intolerancias y permeabilidades intestinales siempre podemos ayudar a la mucosa y flora con ciertos nutrientes que las fortalecerán o que nos ayudarán a paliar la inflamación e irritación:

Regeneradores de la mucosa:
– L-glutamina
– metionina

De la flora:
– probióticos
– acidophilus
– multífidus
– simbióticos

Antialérgicos:
– quercitina
– zinc

Antiinflamatorios:
– omega-3

En algunos casos también es recomendable una hidroterapia de colon para limpiar la zona de toxinas y poder regenerar bien la mucosa.

Además, el estado emocional en todo tipo de problemáticas digestivas es clave; hay que analizar cómo nos tomamos las cosas, cuánto de tiempo dedicamos a hacer lo que nos rellena, al ejercicio físico, a estar al aire libre, a tomar el sol, a estar con los nuestros y a respirar adecuadamente y pausadamente.

La dieta debe ser 100% ecológica, libre de pesticidas y herbicidas, plásticos (productos envasados), y metales pesados (atún, salmón). Hay que valorar si debemos hacer una dieta depurativa, y también cómo y cuándo es el mejor momento para hacerla.

Share this post

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies